Los mundiales han forjado, desde 1930, paternidades muy difíciles de revocar. Repasa, en este especial, qué ´seles’ tienen de ‘hijos’ a otras

“El fútbol es un deporte que juegan 11 contra 11 y al final siempre gana Alemania”, lapidó Gary Lineker, aquel gran goleador inglés. La célebre frase fue pronunciada en 1990, luego de que los teutones eliminaran a Inglaterra en ‘semis’ del Mundial de ese año, por penales. La paternidad de germanos sobre ingleses es una de las muchas que se han desarrollado durante las 20 Copas del Mundo jugadas hasta ahora. Aunque los ‘tres leones’ solo son una de las tantas víctimas de la ‘Mannschaft’, el país con más partidos (106) y más finales (8). Brasil no tiene esos registros, pero gana en lo que más importa: títulos (5). Y pese a su grandeza, en los últimos años no ha podido con Francia. No hay país que no tiemble si tiene a alguno de estos tres al frente. Ahora, ¿ellos también tiemblan? Sí, cuando chocan entre sí y contra Italia, a quien nadie tiene de ‘lorna’. Pero en Rusia podrán estar tranquilos.