Nueve árabes emigraron a España, por un convenio entre ambas federaciones. ¿El ‘gancho’? Exposición mediática y harto billete

El 21 de enero, nueve futbolistas de Arabia Saudita aterrizaron en España, causando la sorpresa de todos los aficionados, quienes vieron cómo tres equipos de Primera y seis de Segunda se reforzaban con completos ‘desconocidos’. ¿La explicación? Un acuerdo de la Liga con la federación saudí: los clubes españoles iban a recibir dinero a cambio de acoger a un futbolista árabe (a costo cero), que podía crecer más entrenando en España, que jugando en su país. Parte del trato, además, es difundir la presencia de los asiáticos en la ‘Liga de las estrellas’, a través de las redes sociales. Y, claro, aumentar la exposición a través de la venta de camisetas y souvenirs. Un mes después, sin embargo, ninguno ha sumado un solo minuto en la Liga. “Si fueran jugadores de primer nivel, no pagarían por venir”, contó un allegado a la Federación española a Cadena Ser. Puede que en el ‘verde’ estos clubes no hayan sacado alguna ventaja, pero sí en sus cuentas bancarias.